En Pomponette Spa, distribuimos bollería y pastelería francesa a diversos clientes profesionales de Santiago. Pero nuestro producto estrella es seguramente el famoso croissant francés. Natural, salado, relleno con chocolate, con mermelada… el croissant francés se puede degustar de distintas formas pero siempre sigue siendo delicioso.

¿A quién no le gusta un buen croissant francés? Vale, puede que haya gente rara, que no aprecie el arte y demás, pero los que sí me entienden… El croissant francés es una obra de arte.

¿Conoces la amarga sensación de querer darse ese sencillo capricho y que el primer bocado sepa a decepción? Porque los que están buenos hacen que no puedas comer solo uno, pero los resecos, los que están hechos sin mantequilla o con mucho azúcar encima… te hacen desear matar a alguien.

Cual es la diferencia entre el clásico croissant francés y sus más o menos buenos intentos de copias alrededor del mundo, por ejemplo la medialuna chilena ? Bueno, la técnica y los ingredientes obviamente. Aquí les vamos a enseñar a hacer un auténtico croissant francés casero. Seguro que el resultado final se parecerá mucho a lo que podrían degustar en una calle de París.

El secreto para hacer  un buen croissant francés esta en la masa. Hay que hacer un trabajo de precisión con ella. El croissant francés se elabora con masa hojaldre “levantada”. La idea es de plegar otra y otra vez una masa con una tableta de mantequilla. Es esta técnica que permite obtener el famoso crujiente del croissant francés.

Etapa 1 : Preparar la masa

Para realizar la masa van a necesitar :

  • 500 g de harina
  • 25 g de levadura
  • 10 g de sal
  • 50 g de azúcar
  • 125 ml de leche
  • 125 ml de agua

Mezclar todos los ingredientes y amasar con un robot o a mano hasta que la masa no se quede pegada al recipiente. Formar una bola de masa y dejarla reposar durante 1 hora.

Ahora tienen que sacar el gaz que se quedó dentro de la masa. Para hacer eso, simplemente apoyar sus manos en la masa hasta que se quede totalmente plana. Formar de nuevo una bola y dejarla en el refrigerador 2 horas.

Etapa 2 : la mantequilla

Llegamos a la etapa de la mantequilla. En Francia, el nombre completo del croissant es “Croissant au beurre” que literalmente significa “Croissant de mantequilla”. Eso es, la mantequilla es la base de cualquier croissant frances que se respeta. Como la uva para el vino, o la torre eiffel para Paris.

Para hacer un autentico croissant frances la preparación de la mantequilla es importante. Primero, hay que elegir una mantequilla dulce de buena calidad y después preparar lo que llaman en Francia el “beurre de tourage” . Para esta etapa, les recomiendo ver este video que muestra bastante bien como se hace :

Una vez que la mantequilla este lista, pueden dejarla en el refrigerador para que este a la misma temperatura que la masa.

Etapa 3 : premier et deuxième tour

Viene entonces la tercera etapa llamada “premier et deuxième tour” (primera y segunda vuelta). Podrán ver el detalle de esta etapa por aqui :

Despues de la primera y segunda vuelta, pueden dejar la masa en el refrigerador por 20 minutos más.

Etapa 4  : le troisième tour (tercera vuelta)

Algo es seguro, para preparar un buen croissant frances casero, hay que ser paciente. Después de la primera y segunda vuelta, obviamente viene la tercera (y ultima) vuelta. Y tenemos otro video para ti :

Etapa 5 : “detaillage”

Esta etapa consiste en cortar y armar los croissants. En este video, van a poder ver la técnica para armar tu croissant frances. También se muestra la técnica para armar un pan de chocolate tradicional frances, otro clásico de la bollería francesa.

 Ahora que tienen sus croisants franceses listos, pueden dejarlos “crecer” a temperatura ambiente durante dos horas. Después de eso, calentar el horno a 220ºC y con un pincel de cocina, untar los croissants con la yema de un huevo sin tocar los bordes y ponerlos en el horno.

Dejar cocer entre 15 y 20 minutos, dependiendo del horno.

Listo ! Ya pueden degustar su maravilloso croissant francés.

No olvides : para hacer un buen croissant frances, se necesita un saber hacer. Probablemente no te va a salir perfecto al primer intento (al menos que sean muy dotados o que tengan suerte de principiante). Pero vale la pena intentarlo una y otra vez. Vas a perfeccionar la técnica y algún día sabras preparar auténticos croissants franceses, dignos de los mejores pasteleros.

También, si no tienes el coraje de prepararlos y quieren concentrarse en la etapa crucial de la degustación,  puedes encontrar nuestros deliciosos croissants y panes de chocolate en distintos locales de Santiago :